Ruta por el corazón de la Selva Negra


Os traemos una bonita ruta por el suroeste de Alemania, en el estado de Baden-Wurtemberg. Durante el trayecto nos encontraremos rodeados por más de 6.000 km cuadrados de densos bosques, oscuros caminos y paisajes de cuento. Hablamos de la una ruta por la Selva Negra.

Existen muchos itinerarios para realizar, incluso los hay que añaden algunas ciudades de Suiza. Nosotros nos centramos en la parte de Alemania.

Nuestra ruta va desde Friburgo (en el sur) hasta Baden-Baden (en el norte), por el camino realizaremos paradas para conocer los pueblos de alrededor. Podéis alquilar un coche en Friburgo y empezar a conocer esta espectacular zona de Alemania.

Friburgo, conocida en Alemania como la capital de la ecología, se considera la puerta de entrada de la Selva Negra. Es una ciudad donde a cualquiera le gustaría vivir, con un clima cálido y soleado, un ambiente joven, un respeto por el medio ambiente y su calidad de vida hacen de la ciudad un lugar idóneo. Podemos dar un paseo por el casco antiguo rodeado de calles empedradas y contemplar su preciosa e inmensa catedral gótica y sus antiguos edificios que la rodean, como el Ayuntamiento. También nos topamos con algunos canales que atraviesan la ciudad. A unos 35 km se encuentra Europa Park, uno de los mejores parques temáticos de Europa. Descubre más sobre Europa Park y añádelo en tu ruta por el suroeste de Alemania.

Saliendo de Friburgo nos dirigimos al monte de Feldberg, la cima más alta de la Selva Negra de casi 1.500 metros de altura. No hay mucho que ver, pero su belleza sorprende. Es un monte de fácil acceso y con un denso bosque, ideal para quienes les guste el senderismo. En invierno es magnífico para esquiar sus laderas.

A unos kilómetros se encuentra el Lago Titisee, un antiguo glaciar derretido. En invierno es perfecto patinar sobre este lago y disfrutar de la naturaleza que lo rodea y cuando no está congelado es ideal para dar un paseo en barco.

Siguiendo hacia el norte con paisajes espectaculares llegamos hasta el pintoresco pueblo de St Märgen, podemos ver la iglesia de Santa Margarita. Disfrutaremos como niños de sus praderas verdes y de sus aldeanos, incluso los podremos ver con su traje tradicional.

Lago Titisee

Furtwangen está situado en el valle de Höllental, encontramos el arroyo Breg el cuál se considera que es el verdadero nacimiento del río Danubio.

En plena Selva Negra, Triberg es uno de los pueblos más conocidos de la ruta, se considera la capital de los relojes de cuco y donde podemos realizar excursiones a hermosas cataratas. Tenemos un museo de cultura tradicional de la región que nos puede interesar, el Schwarzwald Museum. Existen dos torrentes que cuando sus aguas se juntan forman el río Gutach. Los torrentes caen en varios saltos de 160 metros de altura que cuando se congelan forman una bellísima cabellera de hielo. Río abajo, y en pleno corazón de la Selva Negra, se encuentra el pueblo Gutach.

De camino a nuestra próxima parada nos topamos con la ciudad urbana de Stuttgart la cuál tiene a 50 kilómetros el Castillo de Hohenzollern. Debemos hacer una parada al castillo que parece sacado de un cuento, y es de imaginar, situado a 855 metros de altura y con una arquitectura y belleza admirable lo hacen de ensueño. Una vez en Maulbronn podemos visitar su monasterio declarado Patrimonio de la Humanidad por la Unseco.

Rumbo en nuestro coche de alquiler, a media hora de Maulbronn, se encuentra el último punto de nuestra ruta. Baden-Baden es una ciudad refinada y elegante, famosa por sus balnearios, su casino y otras atracciones relacionadas con el lujo. El casino se considera uno de los más bonitos del mundo, aunque no nos guste el juego, merece la pena verlo.

Teatro de Baden-Baden

Antiguamente, la ciudad era la residencia de muchos miembros de la burguesía y la nobleza, por ello, hoy en día tenemos la suerte de poder ver infinidad de villas del siglo XIX que llenan la ciudad. Es ideal pasear por Lichtentaler Allee junto al río Oos, hacer un picnic, o incluso tumbarse en la hierba a relajarse. A pesar de su lujo, no es una ciudad muy cara y podemos disfrutar de sus bellos jardines y paseos tranquilos. Y para volver a casa bien descansados, no puede faltar pasar la tarde en alguno de sus muchos balnearios y deleitarnos con su maravillosa arquitectura llena de cúpulas de todos los colores.

También puedes realizar otro itinerario y añadir lugares como: Kaiserstuhl, St Trudpert (al sur de Friburgo), Höllental o el Valle de Jos.

El encanto de la ruta de la Selva Negra es no toparse con grandes núcleos urbanos, la esencia es disfrutar de la naturaleza y de sus encantadoras ciudades y rústicos pueblos.

      Este destino es ideal para viajar con niños, así que si estáis pensando en organizar un viaje para toda la familia, la Selva Negra os espera. Además es una ruta perfecta para pocos días, ya que 3 o 4 serán más que suficientes.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s